Saltar al contenido

Infusión de perejil

perejil

El perejil es una planta herbácea que forma parte de la familia Apiaceae, cuyo nombre científico es Petroselinum crispum. Se trata de una planta que se cultiva desde hace más de 250 años y una de sus mayores particularidades es el aroma que desprende. Por este motivo es común verla en huertos, caminos o jardines.

Además de ser un excelente condimento culinario, el perejil cuenta con numerosas propiedades medicinales, algo que ha hecho que durante muchos años se utilice como tratamiento natural curativo. El uso medicinal del perejil se remonta a tanto tiempo atrás que incluso Carlomagno habló de sus beneficios para la salud.

Los primeros cultivos del perejil se concentraron en la región mediterránea de Europa, más en concreto en la parte central. En la actualidad se encuentra en todo el continente europeo, gran parte de Asia y en las zonas más templadas de América.

La infusión de perejil ofrece muchísimas propiedades medicinales, siendo una de las más conocidas la diurética, lo que la convierte en un elemento indispensable en las dietas de adelgazamiento. Es una sustancia muy digestiva, ayudando a aliviar las molestias ocasionadas por los gases u otros problemas gastrointestinales.

Es ideal para combatir enfermedades como el cáncer y tiene un perfil afrodisíaco debido al aroma que desprende. Utilizarla de forma frecuente para mejorar nuestro cabello ayuda a no depender de productos con componentes químicos.

Al tratarse de una planta que es de uso común en el ámbito culinario no existe ningún problema en realizar infusiones con ella y en depender de sus efectos en momentos de necesidad. Pero es conveniente no olvidar que no se debe abusar de ella y que se trata de una de las infusiones que más hay que limitar en casos concretos tal y como se puede ver en nuestro apartado de contraindicaciones.

¿Cómo preparar un té de perejil?

Ingredientes: 

  • Perejil fresco (una taza)
  • Agua (dos tazas)

Pasos: 

  1. Llenamos un cazo con el agua que utilizaremos en la infusión.
  2. Ponemos el cazo con el agua a hervir, siempre a fuego lento.
  3. Añadimos el perejil fresco al cazo una vez que el agua comience a hervir.
  4. Mezclamos unos minutos para que el agua adopte el aroma y las propiedades del perejil.
  5. Apagamos el fuego y dejamos reposar unos 5/10 minutos.
  6. Servimos en una taza. Es importante que la infusión se sirva caliente para mantener las propiedades.

Otras infusiones espectaculares que te sugerimos:

4.6 (92.5%) 8 votes